sábado, 12 de enero de 2013

Reseña: Del Papiro a internet





“No estaban solos. Toda la galaxia se equivocaba; Baltrax se equivocaba. Los humanos se tenían los unos a los otros, y todos ellos tenían a PAT-5, programado para ser siempre fiel.


Tenían que estar unidos, fuertemente unidos, porque el asalto a la Red Final empezaba AHORA.”


Como aperitivo o muestra de lo que puede ser esta novela he seleccionado precisamente este porque es el mensaje con el que me quedo de todo el libro, el que más me ha llegado, precisamente porque es el que veo más real en todo el contexto de un libro que, siendo, de ciencia ficción, poco tendría que ver con la realidad, pero precisamente este párrafo condensa en uno un sentimiento del que cada vez los humanos deberíamos ser más conscientes sin necesidad de que naves espaciales llenas de seres extraterrestres vengan a invadirnos. De hecho creo que esa ficción sería más que probable si miramos nuestro alrededor y vemos algunos ejemplos de lo que está sucediendo actualmente. Porque yo tengo la sensación de que todo lo que nos está pasando de un tiempo a esta parte es mucho más surrealista que los mejores relatos de ficción. Pero, en fin, como lo que pretendo es hacer un comentario literario, y no, una disección política voy a intentar hacerlo.


La estructura del libro es muy del estilo del autor y a lo que nos tiene acostumbrados, capítulos cortos que no resultan cansinos para quien, como yo, es incapaz de dejar la lectura a la mitad de uno de ellos, repartidos en dos partes que diferencian las dos fechas claves de la novela: 2008 y 1964.


En la primera parte se nos presentan los hechos y los personajes principales, es decir lo más actual para, pasar en la segunda parte a un retroceso de 44 años en el tiempo que sería el inicio de la trama, lo que dio lugar a todos los acontecimientos posteriores; algo que resulta original, a pesar, de ser un elemento muy utilizado en literatura pero no precisamente en este género de ciencia-ficción en el que siempre pensamos en futuro y la regla general es adelantar el tiempo, no retrasarlo, sobre todo en la parte final. Otra cosa que me llamó poderosamente la atención es precisamente eso, la elección de las fechas, 2008 y 1964 (muerte reciente de Kennedy, primer año de presidencia de Lyndon B. Johnson, guerra del Vietnam), unos comienzos de una década que fue bastante movidita pero que pocos asociamos con futurismo, extraterrestres o avances tecnológicos a nivel de robótica.

Los personajes son completamente creíbles científicos tal y como nos les podemos imaginar en la realidad, algo locos, maniáticos, extravagantes, como Andy, Won, Ralf, Pamela, Estrella, Elliot, etc. De todas formas, es una característica muy acusada en el autor trabajar manías y tics peculiares en los personajes que crea, algo que es una gran virtud, ya que les hace más humanos. Por resaltar una pequeña pega, tengo que decir que me resultan, eso sí, un poco excesivos el grupo de indios (Cochis y Águila Negra) y, sobre todo, Benjiro, por muy japonés que sea y muy entrenado que haya estado por Baltrax, pero es comprensible dado que es una literatura de ciencia-ficción y en algo hay que excederse.


Ya a título personal sólo tengo que objetar el que haya tanta información técnica, algo que no niego que tiene su interés, pero para una negada para la ciencia y tecnología, que siempre ha sido de letras puras, se me hace un tanto engorroso. Pero, sin duda compensa la acción y la intriga que hacía que cada vez que cerraba el libro me quedase con la duda de saber que iba a suceder en las siguientes páginas, sobre todo en la segunda parte.


Para rematar, es una novela que no deja indiferente, divierte e intriga y hace pensar, al menos, a mí si me lo ha hecho pensar, que esta trama futurista puede ser algo más y convertirse en una alegoría de un mundo real que cada vez parece más irreal, si no es así tengo que felicitar al autor por habérmelo hecho creer al dotar al personaje autómata, PAT-5, de una humanidad de la que carecen varios de los personajes humanos, sobre todo alguno que se hace llamar amigo. Por lo que pienso que es una novela de ciencia-ficción atípica y original.

No hay comentarios: